domingo, 24 de marzo de 2013

Como celebramos St. Patricks Day

¡Hola!

Este fue el primer año que celebramos St. Patrick´s Day y, en realidad lo hicimos como una forma de aprender nuevas tradiciones de otros países y con ello enseñarle a nuestro enano lo que sucede en otras partes del mundo. Además, realmente es muy divertido aprender así un poco de historia, de la real y de la de ficción que se hace a través de los cuentos.

Aquí te cuento que fue lo que hicimos:
  • Por supuesto que algo fundamental en St. Patrick´s Day es vestirse de verde ¿Sabías que ese es el color oficial de Irlanda porque representa sus interminables praderas? así que cada quien se puso una playera verde para evitar el típico "pellizco" que solían dar los niños a quienes no cumplían con este requisito.
Feliz Día de San Patricio
  • Hicimos comida con los colores de la bandera irlandesa: verde, blanco y anaranjado, usando arroz blanco con chícharos, brócoli, pepino, zanahorias y garbanzos. Por supuesto, usamos un molde para recrear con el arroz y los chícharos un trébol de la buena suerte y le dijimos al enano que los garbanzos eran pepitas de oro de las ollas de los duendes.
Comida para St. Patrick´s Day
  • Aprovechando que el enano se durmió un rato, los duendes hicieron de las suyas y escondieron algunas ollitas llenas de monedas de oro, unas "reales" y otras no. Y para hacerlo más divertido, dejaron una estela de brillitos y estrellitas desde la cama del enano hasta los lugares por donde se encontraban las ollitas, así era más fácil encontrarlas. Ah! y no sólo eso, en el piso había algunas pistas, como por ejemplo, monedas de oro "falsas" hechas con foami brillante y algunos tréboles.
  • Unos días antes le estuve contando el cuento de los duendes de St. Patrick al enano. Por supuesto uno que se me ocurrió y que iba más o menos así: 
    • Había una vez unos duendes que vivían en un bosque lleno de árboles muy grandes. Éstos duendes eran muy pequeñitos y un poco malhumorados. Eran sastres y trabajaban todo el día cosiendo y arreglando los pedidos que las hadas del bosque les hacían. Como eran muy buenos en su trabajo, recibían muchas monedas de oro como pago, mismas que atesoraban dentro de una olla negra. Como no querían que nadie les quitara sus monedas decidieron llevarlas a un lugar secreto, uno que no fuera fácil de identificar y mucho menos de llegar. Ese lugar era justo donde termina el arcoiris que se forma después de que la lluvia se acaba y los rayos del sol empiezan a salir. Ahí, al final de ese gran arco lleno de colores, estarían las ollas con todo el oro. El día de St. Patrick´s a los duendes les encanta hacer travesuras, cambiar las cosas de lugar y dejar pistas de donde están sus tesoros para que los niños como tú, traten de encontrarlos. Por eso van dejando una estela brillante a su paso; pero deben ser muy cuidadosos de que los niños no los vean para evitar perder su magia y sus monedas de oro. Cuando tú estabas dormido, vinieron y por eso estás lleno de brillitos, ¡¡¡mira!!! y ¡dejaron un caminito! Hay que seguirlo para ver a donde nos lleva. Cuando los duendes escucharon que el enano se había despertado, corrieron para desaparecer sin darse cuenta que sus sombreros se habían caído. El enano siguió los brillitos, encontró una olla llena de monedas, pero al tocarla, se dio cuenta de que era sólo un dibujo. Ay! que duendes tan traviesos. Siguió buscando y encontró un sombrero. Uno de los duendes lo había perdido! Después encontró un trébol de cuatro hojas, eso quería decir que tendría suerte y encontraría algo pronto. Siguió el caminito y por fin vió una ollita negra, la tomó entre sus manos, se asomó y vió que estaba llena de monedas. Mira mamá, mira! Ya encontré el tesoro!!! El enano empezó a sacarlas y se dio cuenta de que había monedas de papel y otras de chocolate, pero ninguna de oro. Mira mamá, estos duendes son muy travesuros, nos volvieron a engañar, pero no importa, porque me encantan estas monedas de chocolate. Los duendes habían logrado escapar llevándose su tesoro y haciendo la travesura de dejar monedas falsas. A lo lejos se alcanzaba a escuchar que decían entre risitas burlonas: Más suerte para el próximo año, nos veeeeeemooooossssssss pronto.... Y colorín, colorado, este cuento se ha terminado. 
Felices con los tesoros que nos dejaron los duendes

    Por supuesto nos divertimos mucho, el enano estaba feliz con sus monedas de chocolate y estaba intrigado de ver todo lo que los duendes habían dejado.

    Crear momentos que se volverán recuerdos y tradiciones familiares es muy importante. Así que cualquier pretexto es bueno para aprender y estar junto a la gente que más queremos: la familia. 


    Si quieres más ideas de qué hacer para St. Patrick´s Day dale click aquí o a la imagen de abajo.


      Gracias por visitar mi blog.

      Y recuerda:

      Convierte el lunch de tus enanos en algo divertido, para tí al hacerlos, para ellos al comerlos.

      Laura =o)

      No hay comentarios:

      Publicar un comentario en la entrada

      Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...